Imprimir
Categoría: Información
Visitas: 5757

QUE ENTENDEMOS POR CAPACIDAD AUDITIVA.

Se entiende por capacidad auditiva el proceso de descodificación que realiza nuestro oído y nuestro cerebro para interpretar las vibraciones que producen los distintos sonidos.

FRECUENCIA AUDITIVA

La frecuencia es el número de veces que la onda de una vibración se repite en una unidad de tiempo.

Se suele medir en ciclos por segundo y recibe el nombre de HERZIOS (Hz).

El área de frecuencias que el oído humano está preparado para escuchar, oscila entre los 20 y los 20.000 Hz. Se puede decir que los humanos, fuera de esas frecuencias no pueden oír, pero en cambio algunas especies de animales si pueden, por ejemplo los perros están preparados para percibir frecuencias más altas y algunas aves como las palomas frecuencias más bajas.

Los sonidos el oído comienza a oír las frecuencias entre

una intensidad o volumen que se le denomina (UMBRAL AUDITIVO MINIMO), y una intensidad de volumen máximo (UMBRAL AUDITIVO MAXIMO) para cada frecuencia. A partir de esa intensidad o volumen máximo se produce una sensación auditiva molesta o dolorosa.

El oído humano está especialmente sensibilizado para escuchar las frecuencias en que se desarrolla las palabras entre los 1000 y 4000 Hz por debajo y por encima de esas frecuencias es necesario aumentar la intensidad para poder oírlos.

Por ejemplo para una frecuencia de 60 Hz es necesario una intensidad de 60 dB y para una frecuencia de 16000 se necesitan 50 dB.

TIPOS DE HIPOACUSIA

Normalmente cuando se habla de hipoacusia se entiende pérdida auditiva en ambos oídos BILATERAL, las hipoacusias UNILATERALES permiten una audición aceptable y no influye en el trastorno del habla o el lenguaje; en cambio sí tendrá algunas  dificultades para localizar la fuente del sonido.

Las Hipoacusias según sea el lugar donde se localizan se clasifican:

Para el diagnostico de una HIPOACUSIA  se emplean varias técnicas, siendo la más corriente y que posiblemente todos conocen es la AUDIOMETRIA, esta técnica consiste en reproducir una a una varias frecuencias a varios volúmenes y la persona tiene que señalar cuando empieza a oírlas y cuando cree que le molestan.

Estos sonidos de las frecuencias se le reproducen a través del oído y atreves de un vibrador apoyado en el mastoides  cerca del oído.

Las frecuencias y los volúmenes se van anotando en un gráfico  donde las frecuencias están en las abscisas y las intensidades están en las ordenadas, para el punto de interferencia entre la frecuencia y la intensidad, se emplean diferentes  signos  siendo estos:

Para los bebes se les deberá hacer una prueba especial de audición con la cual el pediatra nos dirá si tiene algún síntoma de perdida de audición.